Camaras clásicas

Quería hacer una reflexión, un alto en el camino en la vorágine digital. Las cámaras Olympus del sistema 4/3 han demostrado una altísima fiabilidad que creo que las convertirán en clásicas de su tiempo. La E-1 aún hoy día es muy querida de sus propietarios, la E-300 es como una piedra (por lo grande y dura), y en mi caso me gusta mucho la estética que dá en fotos tiradas a 800 iso y pasadas a blanco y negro, que es muy similar al grano de los carretes de 400 iso antiguos:
La E-330 no fué valorada en su momento pero el tiempo le ha hecho justicia, y actualmente es muy difícil de encontrar nueva o de ocasión. Creo que será la última de su especie con visor de sistema Porro. Sobre la E-500 no hay nada que decir, ha sido el mayor exito comercial de Olympus en los últimos años. Cada uno de los modelos comentados tiene algo que la hace especial y la mayoría de la gente que las usa me dice que cuando compren un modelo de los por venir procurarán conservarlas. Ello explica el exiguo mercado de segunda mano, y la valoración al alza de lo que se vende. Olympus eligío en digital un camino diferente, y el tiempo les está dando la razón, para satisfacción nuestra. Un camino diferente, rompiendo con el pasado, pero honesto para con el usuario. Y si hablamos de los objetivos, mas de lo mismo. El 40-150 es barato y bueno, el 14-54 una joya que vale mucho mas de lo que cuesta, el 50 macro una maravilla, etc,etc. No hay Zuiko malo, y poco a poco van saliendo nuevos que se adaptan mejor a las necesidades de los que los usamos, y en varias lineas de precio! No se puede pedir mas, cuando con el tiempo tienes la sensación de que elegiste bién, se siente una gran satisfacción. Y el futuro es prometedor....

5 comentarios:

Salva dijo...

Me da la sensación de que pocas de las cámaras de hoy día serán clásicos del futuro, la construcción con una manifiesta ausencia de metal y el hecho de ser aparatos electrónicos me hacen dudar. Creo que la fotografía se ha contagiado demasiado de la cultura del usar y tirar. ¿Funcionará alguna de estas cámaras dentro de 30 años? No lo creo

Martin Gallego dijo...

Venga, acepto el reto. Nos vemos de aquí a 30 years y probamos a ver si van, jejejej. Algo de razón no te falta, en todo caso, espero estar para comprobarlo. saludos.

Salgado dijo...

Como me gusta esa foto de una expendeduría de tabaco y timbre.

Que pronto nos hacemos mayores, el tiempo pasa demasiado deprisa, al menos para mi, como me desearía parar el reloj y alargar las horas y días agradables a placer. Parece que fue ayer cuando compre mi E-300 y, llevas razón, ya es una SLR digital “clásica” y singular. Si como dices su característica de no contar con “joroba” gracias a su visor tipo “porro” se queda en ese modelo y su hermana E-330, su diseño se me antoja más particular todavía. A mi personalmente me encanta el diseño compacto, tipo telemétrica, de la E-300 y E-330. Y de ese criticado visor tipo “porro” dejaría constancia de:
- Cubre el 95% del fotograma (existen modelos reflex digitales calificados como profesionales que no sobrepasan ese 95% y la mayoría de los SLR de aficionado no lo alcanzan).
- Es luminoso y para el formato 4/3 ofrece una correcta ampliación (si miramos a través del visor de la E-300 y E-500 apreciaremos que la imagen de la E-300 es más generosa que en la E-500).

Sospecho que la particularidad del CCD de la E-1, E-300 y E-500, de “trasferencia completa” o “progresivo”, que se diferencia del resto de CCDs por su mayor superficie sensible a la luz, será una más de las características exclusivas de estos modelos. A mi me gusta su comportamiento (gradación de color, tonalidades...). Si pudiese comparar un CCD con una película fotosensible, diría que me siento como si desapareciese un “carrete” que me gusta mucho para ser substituido por otro que por muy bueno que sea (incluso mucho mejor) no será igual. En lo referente al ruido, comparto tu opinión, pasar imágenes a blanco y negro de ISO800 nos hace recordar el carrete de B/N y si tiramos en RAW el nivel de ruido es semejante al del resto de fabricantes de SLR con CCD tipo APS.

Así las cosas, aunque en ocasiones se me pasa por la cabeza que en un futuro me compraré un nuevo cuerpo SLR digital de Olympus, no tengo ningunas intenciones de desprenderme de mi E-300 (una “clásica”). Correré el riesgo de que deje de funcionar en unos años y el problema estará en la dificultad para encontrar componentes de repuesto y que con casi toda seguridad no compensará económicamente la reparación, pero he de aceptar que todo tiene una vida limitada, el paso de tiempo es inexorable.

Saludos muy cordiales.

Juanillo dijo...

Creo que salva tiene razón. Yo tengo una Yashica heredada de mi padre que tiene bastantes años y va de maravilla. Estoy seguro que de mi Olympus no durará tanto... Respecto a tu texto me ha gustado mucho. A veces nikonistas y canonistas al margen de su propia reivalidad, se burlan (de forma sana) de los que gastamos Olympus. Yo, la verdad, estoy más que satisfecho con la Olympus. Respecto a los objetivos he oido hablar muy bien del 14-54, en todos lados! un objetivo verdaderamente profesional pero caro eso si. Del 50 macro no se nada y no se cual sería su equivalente en analógico. Del que también me han hablado bien es del 35 macro, un objetivo estándar que para su precio y tal, da buenos resultados. saludos!

Salvatore dijo...

¡¡¡WoW! ¡¡¡Qué hermosa foto!